Breaking News

Misterio sin resolver 23: El espeluznante asesinato en la habitación 1046

El 22 de enero de 1935, un hombre que se hacía llamar Roland T. Owen se registró en el Hotel President en Kansas City, Missouri. Llegó sin equipaje , se le describió como de 20 a 35 años, cabello castaño, una cicatriz en el cuero cabelludo visible arriba de la oreja . 

Estaba muy bien vestido con un abrigo negro y recibió la llave de la habitación 1046. Cuando la mucama, Mary Soptic, dijo que Owen le permitió limpiar mientras él estaba en la habitación, pero le pidió que no cerrara la puerta con llave porque su amigo estaba cerca. para visitar la habitación muy pronto. 

Soptic dijo que mantuvo las persianas bien cerradas y las luces apagadas con la excepción de una lámpara tenue. Otros miembros del personal que ingresaron a la sala mencionaron ese mismo detalle. Soptic también mencionó que Owen "estaba preocupado por algo o tenía miedo" y "siempre quiso mantenerse en la oscuridad".

A las 4 de la tarde, Soptic regresó con toallas limpias a la habitación y encontró  a Owen acostado en la cama, completamente vestido, en la oscuridad, con la puerta abierta. También vio una nota que decía “Don, vuelvo en quince minutos. Esperar.

" A la mañana siguiente, 3 de enero, Soptic volvió a limpiar la habitación. Se dio cuenta de que la puerta estaba cerrada con llave desde el exterior y asumió que Owen la había cerrado mientras salía de la habitación. 

Sin embargo, Owen estaba sentado adentro, nuevamente con las luces apagadas, lo que significaba que alguien más había cerrado la puerta desde afuera de la habitación. Cuando Soptic estaba limpiando, Owen respondió una llamada telefónica y dijo: “No, Don, no quiero comer. No tengo hambre. Acabo de desayunar”, repitiendo “No. No tengo hambre." 

Soptic volvió a llegar más tarde esa noche para traer toallas limpias y escuchó dos voces masculinas que venían del interior de la habitación. Cuando ella llamó a la puerta, escuchó una voz áspera decir "¿Quién es?" Cuando explicó que tenía toallas limpias, la voz respondió: "No necesitamos ninguna".

Durante la noche, una mujer que se hospedaba en la habitación 1048 informaba haber escuchado fuertes voces, tanto masculinas como femeninas, maldiciendo en el mismo piso; había una fiesta esa noche en la habitación 1055. 

A la mañana siguiente, 4 de enero, alrededor de las 7 am, la telefonista del hotel notó que el teléfono de Owen estaba descolgado durante bastante tiempo sin estar en uso, así que envió , al empleado Randolph Propst, para ir a ver qué pasaba. 

A pesar de que la puerta tenía un cartel de "No molestar", Propst llamó varias veces y escuchó una voz que decía: "Adelante. Encienda las luces". Sin embargo, la puerta estaba cerrada con llave y nadie se levantaba para dejar entrar al botones. 

Así que, después de llamar repetidamente, Propst simplemente dijo: "Vuelve a colgar el teléfono", asumiendo que Owen estaba borracho. Aproximadamente una hora y media más tarde, alrededor de las 8:30 am, el teléfono aún estaba descolgado, y otro botones, Harold Pike, entró en la habitación con una llave maestra. 

Usando solo la luz del pasillo, Pike descubrió a Owen acostado en la cama, desnudo y supuestamente borracho. También notó que la ropa de cama estaba oscurecida alrededor de Owen. El soporte del teléfono fue tirado al suelo, así que lo arregló y volvió a colocar el teléfono en el receptor.

De 10:30 a 10:45 am, el teléfono estuvo nuevamente fuera del receptor. Enviaron a Propst para resolver la situación y cuando abrió la puerta, vio una escena realmente horrible. Propst le dijo a la policía: “Cuando entré en la habitación, este hombre estaba a dos pies de la puerta sobre sus rodillas y codos, sosteniendo su cabeza entre sus manos. 

Vi sangre en su cabeza. Entonces encendí la luz. Miré a mi alrededor y vi sangre en las paredes, en la cama y en el baño. Esto me asustó e inmediatamente salí de la habitación y bajé las escaleras”. 

Owen había sido atado con una cuerda alrededor de su cuello, muñecas y tobillos. Su cuello tenía moretones, lo que sugiere que alguien había estado tratando de estrangularlo. Había sido apuñalado más de una vez en el pecho por encima del corazón y una de las heridas le había perforado el pulmón. Los golpes en la cabeza lo habían dejado con una fractura de cráneo en el lado derecho.

 El Dr. Flanders cortó las cuerdas de la muñeca de Owen y le preguntó quién le había hecho esto. "Nadie", él respondió. Cuando luego se le preguntó qué había causado estas lesiones, Owen dijo que se había caído y golpeado la cabeza en la bañera. 

El médico le preguntó si había estado tratando de suicidarse. Después de decir que no, Owen perdió el conocimiento y lo llevaron al hospital. Estaba completamente en coma cuando llegó y murió poco después de la medianoche del 5 de enero.

 Aunque la verdadera identidad de Owen se reveló un año y medio después como Artemus Ogletree, nunca se ha identificado a ningún sospechoso del crimen. La policía de Kansas City continúa investigando.

Las teorías posteriores a esta muerte tiene en cuenta que el hombre asesinado tenía una novia que se suicidó cuando él le fue infiel. Se piensa que familiares de la victima se vengaron de él y hasta pagaron anónimamente el entierro en el mismo cementerio donde estaba enterrada la chica.

Más sobre este misterio:

Asesinato en la habitación 1046 del Hotel President





No hay comentarios.