Breaking News

Los Misterios de la Mente Inconsciente Parte 2

Subconsciente

Olas de cola

Zaltman, obviamente, no es la única persona que se asoma a la mente del consumidor. En una versión neurocientífica de la tradicional prueba de sabor a ciegas, Coca-Cola y Pepsi se enfrentaron una vez más. En Blink, Gladwell describe cómo Coca-Cola Co. cometió un costoso error al utilizar datos de pruebas de sabor a ciegas entre Coca-Cola y Pepsi, en las que la mayoría de los bebedores de cola preferían a Pepsi enfáticamente, para cambiar la receta y crear la debacle de marketing que fue New Coke. Aún así, incluso con un sabor menos preferido, Coca-Cola sigue siendo el número uno en el mundo de las gaseosas. Una investigación más reciente que se publicó después de que se terminó el libro de Gladwell puede explicar por qué.


Los investigadores del Baylor College of Medicine ofrecieron una opción a 67 bebedores comprometidos de Coca-Cola y Pepsi, y en las pruebas a ciegas, prefirieron Pepsi. Sin embargo, cuando les mostraron los logotipos de la empresa antes de beber, 3 de cada 4 prefirieron Coca-Cola. Los investigadores escanearon los cerebros de los participantes durante la prueba y descubrieron que la etiqueta de Coca-Cola creaba una actividad salvaje en la parte del cerebro asociada con los recuerdos y la autoimagen, mientras que Pepsi, aunque sabía mejor para la mayoría, hizo poco para sentirse bien en los centros del cerebro. P. Reed Montague, director del laboratorio de Neuroimagen Humana de la Fundación Brown en Baylor, explicó cuando se publicó el estudio en octubre pasado: "Hay un efecto enorme de la etiqueta de Coca-Cola en la actividad cerebral relacionada con el control de las acciones, el descubrimiento de recuerdos y Auto imagen." La mera imagen en rojo y blanco de Coca-Cola creó el hipocampo, la bóveda de recuerdos de nuestro cerebro y la corteza prefrontal dorsolateral, que es responsable de muchas de las funciones superiores de nuestro cerebro humano, como la memoria de trabajo y lo que se llama función ejecutiva o control de la conducta, se ilumina. El punto, dice Montague, es que "hay una respuesta en el cerebro que conduce a un efecto conductual". Y, curiosamente, no tiene nada que ver con la preferencia consciente.


El sentido del olfato

El perro se acerca y comienza a olfatear. Si te recuerda, y eras una buena persona, instantáneamente mueve la cola, quizás incluso se digna a lamerte la muñeca. Puede que te evite. Puede asociarte con la comida o con una patada rápida. Y todas esas imágenes, todas esas asociaciones son evocadas por una bocanada saludable.


Aparte de la inhibición básica de acercarse a alguien y olfatear, los humanos no son diferentes. "Un olor no es solo un nombre, es todo un contexto", dice la psiquiatra Dolores Malaspina del Instituto Psiquiátrico del Estado de Nueva York y el Centro Médico de la Universidad de Columbia. La información olfativa es "privilegiada", explica Malaspina, ya que es el único de nuestros cinco sentidos que no hace una breve parada en la estación de retransmisión del cerebro, el tálamo, antes de ir a la corteza prefrontal intelectual. El olfato es inmediato, sin filtrar y golpea la corteza prefrontal con un golpe de intensidad. Los investigadores han descubierto que el olfato juega un papel importante en nuestras elecciones de apareamiento, incluso sin que lo sepamos. Y cuando las compañeras de cuarto sincronizan sus ciclos menstruales, es porque la percepción inconsciente del olor pone en marcha el sistema endocrino. Nuestros cerebros, dice Malaspina, "comenzando con el desarrollo fetal, están diseñados para dar prioridad a la percepción olfativa".


Pero, ¿Qué pasa si la percepción olfativa no funciona correctamente? Malaspina y otros investigadores están analizando el sentido olfativo en los trastornos emocionales y han encontrado algunos resultados interesantes. Si bien la esquizofrenia se considera un trastorno de alucinaciones y delirios, un elemento más convincente y perturbador del trastorno es el deterioro social. Algunas personas con esquizofrenia parecen no poder leer las señales sociales, o manejar las relaciones sociales, o convocar un contexto social para cualquier encuentro que estén experimentando. Y aunque las alucinaciones y los delirios a menudo se pueden controlar con medicamentos, estos impedimentos sociales básicos causan muchas más dificultades para hacer frente a las demandas diarias de la vida.


La investigación ha demostrado que muchas personas con esquizofrenia también pueden sufrir un "deterioro olfativo clínicamente significativo", que incluye disfunción en los centros cerebrales superiores, como los lóbulos parietales, la parte del cerebro responsable de integrar la producción sensorial para comprender algo, como leer señales sociales o contextualizar esas señales. Así como un olor puede provocar una imagen inmediata de un momento y lugar en particular, la falta de esa capacidad puede privar a alguien de un ancla social y emocional básica en la vida. "Lo que estamos aprendiendo es que el olfato es una buena ventana a la base inconsciente de la sociabilidad y el interés social", dice Malaspina. "Hay una tremenda explosión de interés en este sentido olvidado. Y estuvo ante nuestras narices todo el tiempo".


El escenario ocurre en las habitaciones de los hospitales de todo el mundo, miles de veces al día. Un padre, madre o hijo con daño cerebral yace en la cama, no completamente inconsciente, no en coma, pero demostrando solo un parpadeo de conciencia, pequeños comportamientos que muestran que hay alguna evidencia de la persona que una vez estuvo allí, alguna evidencia de que esta persona quizás sabe que sus amigos y familiares están cerca. Desde el punto de vista médico, estos pacientes se clasifican como personas que viven en un estado de conciencia mínimamente consciente; se estima que hay entre 100.000 y 300.000 estadounidenses en ese estado en este momento. A veces, estos pacientes pueden pronunciar el nombre de un objeto o seguir una orden muy simple. Pero para los amigos y la familia, ya no son ellos mismos. Y debido a que les resulta tan difícil el lenguaje, también se supone que es poco probable que sigan las conversaciones.


¿El ojo de la mente? 

Pero en un sorprendente estudio publicado en la revista Neurology, los investigadores utilizaron imágenes de resonancia magnética funcional para estudiar los cerebros de dos pacientes mínimamente conscientes y los compararon con los cerebros de siete hombres y mujeres sanos. Las exploraciones revelaron que los pacientes mínimamente conscientes tenían menos de la mitad de la actividad cerebral de los demás. Pero luego a todos los sujetos se les puso una cinta grabada por un familiar o amigo, contando recuerdos felices y experiencias compartidas. Un hombre mínimamente consciente escuchó a su hermana recordar su boda y el brindis que hizo. El resultado fue asombroso: todos los que fueron escaneados, incluidos los pacientes mínimamente conscientes, compartieron una actividad cerebral similar, algunos con activación en la corteza visual. "Esto muestra que hay una vida de la mente más allá de lo que es aparente", dice Joseph Fins, jefe de la división de ética médica del New York-Presbyterian Hospital-Weill Cornell Medical Center. Pero Fins, que no participó en el estudio, señala que también surgen preguntas filosóficas. "¿Significa esto que están viendo palabras? ¿Visualizando conceptos semánticos? ¿Esto de alguna manera conceptualiza la conciencia?". Como señala Zaltman, el lenguaje es solo la determinación más estrecha de nuestros pensamientos. Este estudio muestra que nuestros cerebros, incluso los cerebros dañados, están exquisitamente sintonizados con ese hecho. 

Para el cerebro dañado y para los sanos, a pesar de la evidencia de la prevalencia del inconsciente en nuestra vida diaria, incluso un creyente tan ferviente como Zaltman insta a un poco de precaución. "No creo que sepamos cuál es el promedio por razones puramente racionales o razones disfrazadas de esa manera, o razones disfrazadas de pura intuición. Ambas pueden meternos en problemas, a menudo lo hacen. Y ambas nos sirven bien". Es esa gran tensión entre los dos, la mezcla de lo conocido y lo desconocido, lo consciente y lo inconsciente, el 5% y el 95%, lo que los pioneros que exploran este vasto e intrincado universo de nuestras mentes continuarán investigando. Pero lo más probable es que nunca haya una comprensión completa. Después de todo, los enigmas de la mente y la mecánica del cerebro definirán para siempre el misterio último del simple ser humano. 





¿QUIERES RECIBIR EN TU CORREO LAS NUEVAS PUBLICACIONES?

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner


Recuerda que para quedar inscrito debes hacer click en el correo que te llegue

No hay comentarios.