Breaking News

Leer la mente lo que dice la ciencia

Leer la mente

Las neuronas espejo pueden generar la capacidad de empatizar. La empatía nos permite sentir las emociones de los demás, identificar y comprender sus sentimientos y motivos y ver las cosas desde su perspectiva. Cómo generamos empatía sigue siendo un tema de intenso debate en la ciencia cognitiva.


Algunos científicos ahora creen que finalmente pueden haber descubierto su raíz. Todos somos esencialmente lectores de mentes, dicen. La idea ha tardado en ganar aceptación, pero la evidencia está aumentando.


Neuronas espejo

En 1996, tres neurocientíficos exploraban el cerebro de un mono macaco cuando tropezaron con un curioso grupo de células en la corteza premotora, un área del cerebro responsable de planificar los movimientos. El grupo de células se disparaba no solo cuando el mono realizaba una acción, sino también cuando el mono veía la misma acción realizada por alguien más. Las células respondieron de la misma manera si el mono se estiró para agarrar un maní, o simplemente miró con envidia como lo hizo otro mono o un humano.


Debido a que las células reflejaban las acciones que el mono observaba en otros, los neurocientíficos las llamaron "neuronas espejo".


Experimentos posteriores confirmaron la existencia de neuronas espejo en humanos y revelaron otra sorpresa. Además de reflejar acciones, las células reflejan sensaciones y emociones.


"Las neuronas espejo sugieren que pretendemos estar en el lugar mental de otra persona", dice Marco Iacoboni, neurocientífico de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en Los Ángeles. "De hecho, con las neuronas espejo no tenemos que fingir, prácticamente estamos en la mente de otra persona".


Desde su descubrimiento, las neuronas espejo se han visto implicadas en una amplia gama de fenómenos, incluidos ciertos trastornos mentales. Las neuronas espejo pueden ayudar a los científicos cognitivos a explicar cómo los niños desarrollan una teoría de la mente, que es la comprensión del niño de que otros tienen mentes similares a las suyas. Hacerlo puede ayudar a arrojar luz sobre el autismo, en el que a menudo falta este tipo de comprensión.


'Enfoque Vulcano'

A lo largo de los años, los científicos cognitivos han elaborado una serie de teorías para explicar cómo se desarrolla la teoría de la menta. La "teoría teórica" y la "teoría de la simulación" son actualmente dos de las más populares.


Teoría teórica 

La teoría teórica describe a los niños como científicos sociales en ciernes. La idea es que los niños recopilen evidencia, en forma de gestos y expresiones, y utilicen su comprensión cotidiana de las personas para desarrollar teorías que expliquen y predigan el estado mental de las personas con las que entran en contacto.


Vittorio Gallese, un neurocientífico de la Universidad de Parma en Italia y uno de los descubridores originales de las neuronas espejo, tiene otro nombre para esta teoría: la llama el "Enfoque Vulcano", en honor al protagonista de Star Trek, Spock, que perteneció a un Raza alienígena llamada Vulcanos que reprimieron sus emociones a favor de la lógica. Spock a menudo era incapaz de comprender las emociones que subyacen al comportamiento humano.


El propio Gallese prefiere la teoría de la simulación sobre este enfoque de Vulcano.


Lectores de mentes naturales

La teoría de la simulación establece que somos lectores de mentes naturales. Nos colocamos en el "lugar mental" de otra persona y usamos nuestra propia mente como modelo para la suya.


Gallese sostiene que cuando interactuamos con alguien, hacemos más que solo observar el comportamiento de la otra persona. Él cree que creamos representaciones internas de sus acciones, sensaciones y emociones dentro de nosotros mismos, como si fuéramos los que nos movemos, sentimos con los sentidos y sentimientos.


Muchos científicos creen que las neuronas espejo encarnan las predicciones de la teoría de la simulación. "Compartimos con otros no solo la forma en que normalmente actúan o experimentan subjetivamente emociones y sensaciones, sino también los circuitos neuronales que permiten esas mismas acciones, emociones y sensaciones: los sistemas de neuronas espejo", dijo Gallese a WordsSideKick.com.


Gallese señala, sin embargo, que las dos teorías no son mutuamente excluyentes. Si el sistema de neuronas espejo está defectuoso o dañado, y nuestra capacidad de empatizar se pierde, el método de observar y adivinar de la teoría teórica puede ser la única opción que queda. Algunos científicos sospechan que esto es lo que sucede en las personas autistas, cuyo trastorno mental les impide comprender las intenciones y motivos de los demás.


Pruebas en curso

La idea es que los sistemas de neuronas espejo de los autistas están de alguna manera deteriorados o deficientes, y que la "ceguera mental" resultante les impide simular las experiencias de otros. Para los individuos autistas, la experiencia es más observada que vivida, y las corrientes emocionales que gobiernan gran parte de nuestro comportamiento humano son inaccesibles. Adivinan los estados mentales de los demás mediante teorizaciones explícitas, pero el resultado final es una lista --mecánica e impersonal-- de acciones, gestos y expresiones desprovistos de motivo, intención o emoción.


Varios laboratorios ahora están probando la hipótesis de que los individuos autistas tienen un déficit de neuronas espejo y no pueden simular los estados mentales de los demás.


Un experimento reciente de Hugo Theoret y sus colegas de la Universidad de Montreal mostró que las neuronas espejo normalmente activas durante la observación de los movimientos de las manos en individuos no autistas permanecen silenciosas en aquellos que tienen autismo.


"O simulas con neuronas espejo, o los estados mentales de otros están completamente excluidos", dijo Iacoboni.





¿QUIERES RECIBIR EN TU CORREO LAS NUEVAS PUBLICACIONES?

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner


Recuerda que para quedar inscrito debes hacer click en el correo que te llegue

No hay comentarios.