Breaking News

La Leyenda de El Dorado

Rio Amazonas - Peru

Cuando los conquistadores estaban asolando y saqueando las antiguas culturas de los aztecas e incas, los miembros de las tribus nativas les contaron sobre un rumor sorprendente. Dijeron que había una raza, en lo profundo de la selva, cuyo rey estaba cubierto de polvo de oro y que nadaba en un lago dorado. Era la historia de "El Dorado", el "Hombre de Oro". Uno de los primeros españoles en partir para encontrar esta tierra de fantasía fue Jiménez de Quesada. En 1536, Quesada y 500 soldados cortaron la maleza desde el noroeste de lo que ahora es Columbia. Después de muchos días difíciles caminando por la selva intensa y peligrosa, se encontraron con dos tribus de Chibchas, una raza con abundantes riquezas. Tenían oro, plata y grandes cantidades de esmeraldas, pero no tenían el legendario "El Dorado". Sin embargo, le contaron a Quesada que había un lago en medio de un enorme cráter volcánico en la meseta de Bogotá, no muy lejos.

Los nativos revelaron que el lago se llamaba Guatavita y que cada año se llevaría a cabo la extraña ceremonia del Hombre de Oro. Testigos tribales dijeron que la ocasión se usó para ofrecer sacrificios y regalos al dios que adoraban. El rey tribal estaba manchado de barro pegajoso, sobre el cual se depositaba polvo de oro. Luego, él y otros cuatro jefes navegaban en una balsa con sus mejores joyas y tesoros, mientras la tribu tocaba música en la costa. Cuando el rey y su grupo llegaban al centro del lago arrojaban las ofrendas al agua, y el rey se bañaba para quitarse la cubierta dorada. Quesada viajó al lago, pero no pudo encontrar pistas sobre el tesoro. Otros españoles escucharon los rumores sobre Guatavita, y el primer intento de dragar el lago comenzó en 1545.

A medida que pasaron los años, cada nueva expedición escuchó otras versiones de la leyenda de El Dorado. Cada uno atraveso la jungla seguro de que encontrarían la riqueza. Ninguno lo hizo, pero se encontraron con otras cosas interesantes. En 1537, un aventurero, Francisco de Orellana, estaba tratando de encontrar la ciudad dorada navegando por el río Napo. Orellana llegó al final del Napo y se dio cuenta de que era un afluente de otro río enorme. Mientras flotaba a lo largo de esto, una tribu de arqueras feroces de pelo largo atacó su bote. Las mujeres le recordaron a Orellano las amazonas de Escitia en la leyenda griega, y él llamó al río "Amazonas".

En 1584 apareció otro rumor nativo. Sugirió que los incas que huían de los invasores españoles habían creado una nueva ciudad de oro llamada Manoa. Esto se volvió inseparable de la leyenda de El Dorado, y en 1595 el aventurero británico Sir Walter Raleigh intentó encontrar Manoa y su oro para la reina Isabel I. Fracasó, y una expedición infructuosa en 1617 ayudó a sellar su ejecución. A lo largo de los años, circuló otro mito: el de un lago místico perdido llamado Parima. Fue descrito como casi idéntico al descubrimiento inicial de Quesada, el lago Guatavita. A pesar de esto, más expediciones recorrieron la jungla, cortando al azar el follaje hasta que se quedaron sin suministros, fondos, hombres o paciencia.

Mientras tanto, otros españoles habían decidido continuar los intentos de llegar al fondo del lago Guatavita. En 1580, Antonio de Sepúlveda, un comerciante que vivía en Bogotá, usó a 8,000 hombres nativos para drenar el lago cortando una gran parte del costado. Se las arregló para eliminar una buena cantidad de agua y encontró oro considerable, pero los muros de tierra se derrumbaron, matando a muchos trabajadores y haciendo que el proyecto fuera abandonado. Los intentos adicionales de drenar el lago continuaron hasta el siglo XX, y se encontraron muchos artefactos históricamente valiosos, pero nunca las grandes cantidades de tesoros prometidas por las leyendas.

No cabe duda de que, a pesar de los innumerables y variados intentos de atravesar la jungla, los conquistadores nunca descubrieron todos los secretos de la Amazonía. La biología, la botánica y la antropología nos muestran que todavía hay mucho potencial para nuevos descubrimientos. ¿Los aventureros españoles realmente encontraron el lago de El Dorado? Es casi seguro que el lago Guatavita es esa laguna legendaria. Pero nadie ha encontrado aún a Manoa, y si el mito de El Dorado ha demostrado ser real, hay buenas razones para sospechar que la leyenda de Manoa también lo sea.




¿QUIERES RECIBIR EN TU CORREO LAS NUEVAS PUBLICACIONES?

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner


Recuerda que para quedar inscrito debes hacer click en el correo que te llegue

No hay comentarios.