Breaking News

El descubrimiento de la tumba del rey Tutankamon


Quizás el más famoso de todos los faraones de Egipto es Tutankamón. El misterio que rodea el descubrimiento de su tumba es uno de los más fascinantes y extraños de nuestros tiempos. ¿Estaba la tumba del rey Tutankamón protegida por una terrible maldición que ha continuado a través de los siglos?

Hace unos cuatro mil años, los antiguos egipcios enterraron a sus faraones en pirámides a lo largo del Nilo en el norte de Egipto. Las tumbas de los faraones estaban llenas de joyas preciosas y ricos tesoros para su viaje a otro mundo después de su muerte.

Pero los ladrones de tumbas entraron en la mayoría de las pirámides y robaron estos tesoros. Era casi imposible detenerlos.

Alrededor del año 1.500 aC, los antiguos egipcios comenzaron a construir tumbas secretas en el Valle de los Reyes, en las colinas cercanas a la ciudad de Tebas. Sin embargo, a lo largo de los siglos, los ladrones aún encontraban las tumbas y robaban la mayoría, pero no todos,  sus preciosos tesoros. Algunas tumbas, incluida la del rey Tutankamón, permanecieron casi intactas.

La búsqueda de la tumba del rey Tut

Los arqueólogos europeos se interesaron en el antiguo Egipto en el siglo XIX. Sabían que habían tesoros de inmenso valor científico y artístico dentro de las tumbas de los faraones. Pero también sabían que muchos de ellos habían sido robados siglos antes.

En 1891, un joven inglés llamado Howard Carter llegó a Egipto y comenzó a trabajar con los arqueólogos europeos. Después de muchos años de trabajo, comenzó a buscar una tumba sin descubrir: la tumba del casi desconocido rey Tutankamón, o el rey Tut, en el Valle de los Reyes.

El rey Tut se convirtió en faraón a la edad de nueve años y gobernó hasta su muerte en 1323 aC, cuando solo tenía dieciocho años. Su muerte está rodeada de misterio y nadie sabe realmente cómo murió. Una radiografía de su momia muestra una lesión en la parte posterior de su cabeza. ¿Alguien mató al rey Tut? Y si es así, ¿por qué? ¿Murió por causas naturales? Esto sigue siendo un misterio sin resolver.

Howard Carter necesitaba a alguien que patrocinara su búsqueda de la tumba del rey Tut. Afortunadamente, pudo convencer a Lord Carnarvon, un aristócrata británico adinerado, para que lo ayudara. Durante cinco años, Carter y sus trabajadores buscaron la tumba del rey Tut en el Valle de los Reyes, pero no encontraron nada. Carter regresó a Inglaterra para convencer a Lord Carnarvon de darle más dinero. En 1922, Lord Carnarvon aceptó patrocinarlo para un último intento.

Carter trajo a un  canario como mascota con él a Egipto. Cuando Reis Ahmed, uno de los trabajadores de Carter, vio el canario amarillo por primera vez, exclamó: "¡Un pájaro dorado! ¡Nos llevará a una tumba llena de oro!

Quizás el ave fue un buen presagio, porque después de un corto tiempo los trabajadores de Carter descubrieron un paso en una roca que había estado escondida durante siglos. Cavaron más y encontraron quince pasos más: que los conducía a una puerta antigua que nunca se había abierto.

"¿Podría ser esta la tumba de Tutankamon, por fin?" Dijo Carter. No podía creer lo que veía. "Debo contactar a Lord Carnarvon inmediatamente. ¡No podemos abrir la tumba hasta que él esté aquí! "

Carter estaba seguro de que finalmente había descubierto la tumba del rey Tut. Cuando se fue a casa esa noche, su sirviente lo recibió en la puerta con unas pocas plumas amarillas en la mano. Estaba terriblemente asustado y dijo: "¡Tu canario fue asesinado por una cobra! La cobra es el antiguo símbolo del faraón. Se comió tu canario porque te llevó a la tumba oculta. ¡No debes molestar a la tumba del faraón!

Carter no era supersticioso y no creía lo que su sirviente le decía. Pero es interesante notar que las cobras son raras en Egipto y rara vez se ven a fines del otoño, cuando se descubrió la tumba.



b


¿QUIERES RECIBIR EN TU CORREO LAS NUEVAS PUBLICACIONES?

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner


Recuerda que para quedar inscrito debes hacer click en el correo que te llegue

No hay comentarios.