Breaking News

Creencias religiosas sobre el Alma

El Alma

Al hablar de creencias religiosas nos referimos a sus principios teológicos. El cristianismo y el islam comparten ideas y creencias comunes que tienen sus raíces en una fuente común: el judaísmo. Esta religión, a su vez, derivó muchas de sus doctrinas y creencias de los persas, egipcios, babilonios, caldeos y sumerios. Quizás sería cierto decir que casi todas las religiones son sincréticas, aunque pueden intentar muy difícil cubrir esto.

Religiones Orientales

Las religiones orientales, como el budismo y el taoísmo, tienen una naturaleza más mística y difieren mucho de las religiones semíticas en muchos principios básicos; El hinduismo, que comprende muchas escuelas filosóficas de pensamiento, abarca varias ideas teológicas. Algunas escuelas de budismo enseñan que no hay una entidad permanente llamada alma; que lo que se cree que es el alma es simplemente una colección de tendencias kármicas transmisibles de una encarnación a otra. Sus puntos de vista extremos son de naturaleza nilhilista; sin embargo, es dudoso que esto estuviera implícito en las enseñanzas del Buda. Por ejemplo, si no hay un Sí mismo, entonces tampoco existe un Buda Gautama en existencia; y sin embargo, las oraciones siguen siendo dirigidas por los fieles a este ser exaltado. Fundamentalmente, aunque estas religiones tienen conceptos diversos con respecto al alma, todas señalan o se refieren a Aquel en el que se originan todos los seres sensibles. Todos tienen su propio nombre o nombres particulares para esta Fuente, y todos tienen sus ideas personales con respecto a esta Esencia Divina.

Religión Cristiana

En la teología cristiana se cree que el alma antes del nacimiento carece de individualidad o personalidad. Solo cuando Dios respira por la nariz del hombre, el alma adquiere conciencia de sí misma y es un ser "vivo", y se cree que esta condición de estar vivo permanece con el alma después de la muerte. En el libro de Génesis se registra que,

"Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.". (Gen 2: 7)

La frase "alma viva" se equipara al estado de ser consciente de sí mismo. De acuerdo con esta noción, a menos que haya una conciencia de la existencia de un ego, o un yo, una persona o un ser no tiene realmente un alma. Tal criatura es "sin alma". Una persona puede estar viva imbuida de la esencia del alma, la fuerza vital, y aun así permanecer sin alma, en el sentido de que no es consciente de sí misma. Algunos estados de locura pueden representar seres que son "sin alma". Mientras que el alma viviente está asociada con la conciencia del ego, la inmortalidad está asociada con la conciencia del superyó, el Yo Superior. Esta idea, sin embargo, cae en el dominio del pensamiento metafísico.

Básicamente, la teología considera que el alma es una sustancia implantada en el hombre. Se cree que es una entidad divinamente creada y otorgada al hombre cuando el hombre respira por primera vez. La teología cristiana formuló la idea de que el hombre es una creación divina, el más elevado de todos los seres, y que todo el universo fue creado solo para el hombre en apoyo de su existencia.

En el cristianismo, los términos "almas perdidas" o "almas degradadas" se expresan a menudo. Se cree que la calidad moral de la vida de una persona puede afectar al alma. Sin embargo, desde el punto de vista metafísico, la esencia del alma es inmaculada, perfecta, inmutable y divina. Lo que puede verse afectado no es su esencia sino su expresión consciente. La conciencia que surge de la esencia del alma es la que evoluciona y se esfuerza por reflejar la imagen, el arquetipo o el plan que Dios creó para el hombre. Esto se afirma enfáticamente en Génesis; Sin embargo, la declaración a menudo se interpreta literalmente. Este plano es la imagen o cualidades divinas de Dios. No se refiere a la forma, sino a la naturaleza interna de la esencia vital.

Religión Hindú 

Los hindúes, en general, creen que el alma es una entidad que reside en el cuerpo físico y está sujeta a la reencarnación de acuerdo con su karma. Los Upanishads dicen que, "La Persona Suprema, del tamaño del pulgar, mora para siempre en el corazón de todos los seres humanos". Su sabiduría esotérica, además, nos dice que el hombre inmaterial está constituido por varios principios, cada uno con su función particular. El principio supremo dentro del microcosmos del hombre es el Atma, o según otros, el Paratman.

En el Bhagavad Gita, el microcosmos está representado por Krishna, Arjuna, el carruaje y los caballos. Krishna es el Espíritu, el aspecto más elevado del hombre; Arjuna el alma evolutiva; el carro la mente y los caballos los sentidos. Gráficamente cinco caballos están representados a menudo. Representan los sentidos del hombre a través de los cuales la fuerza vital se escapa y corre sin control. En el yoga y en las prácticas esotéricas, los sentidos están sometidos para que la fuerza vital pueda dirigirse hacia adentro para despertar al lento Arjuna. Krishna es la guía que ayuda a Arjuna en este proyecto.



b


¿QUIERES RECIBIR EN TU CORREO LAS NUEVAS PUBLICACIONES?

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner


Recuerda que para quedar inscrito debes hacer click en el correo que te llegue

No hay comentarios.