Breaking News

La leyenda del Vampiro en la literatura Parte 2


El vampiro está estrechamente vinculado a otro arquetipo romántico: el amante insatisfecho. Rafael Argullol resume sus rasgos: "el enamorado romántico reconoce en la consumación amorosa el punto de inflexión a partir del cual la pasión muestra su faz desposedora y exterminadora.". El amante romántico comienza a sentir una sensación de insatisfacción, caducidad y mortalidad en el mismo momento en que se cumple su pasión. Este sentimiento le lleva a embarcarse en una montaña rusa sentimental donde cada cumbre de satisfacción es seguida por un valle de desesperación y el impulso de buscar satisfacción en un nuevo objeto de amor para renovar la pasión desvaída (el extremo de esta actitud es el personaje de Don Juan).

El vampiro va un paso más allá que el seductor: para él el ser querido se erige como una imagen de su propia insatisfacción y debe ser destruido en el mismo momento en que el anhelo por ella desaparece; en el instante de la consumación. Una vez más, Byron en Manfred expresa esta transferencia, que Argullol oportunamente califica de auto-reflejo romántico: "¡La amé y la destruí! (211) ". Keats transmite en su Oda sobre la melancolía el sentimiento de mortalidad que se oculta en el momento del placer para el romántico:
"Volviendo al veneno mientras la boca de la abeja sorbe:
Ay, en el mismo templo de delicia
santuario soberano,
Aunque no se ve de nadie excepto él cuya lengua extenuante
Puede estallar la uva de alegría contra su buen paladar ".

La belle dame sans merci es, según Argullol, también un poema donde "vida y muerte se vivifican y complementan mutuamente [...] se hallan en total simbiosis". Pero hay una diferencia crucial entre Byron y Keats en su acercamiento al amante fatal: los personajes de Byron son hombres mortales, personificados en el vampiro, mientras que los personajes de Keats son femmes fatales. Esta diferencia subraya una actitud diferente a las cuestiones de género: a Byron le gustaba emanar una masculinidad dominante que está impresa en todos sus personajes principales. Keats, sin embargo, tenía un acercamiento pasivo al amor, sus personajes poéticos les gusta ser seducidos incluso si eso significa, como hemos visto, para ser asesinados.

Byron es el aristócrata masculino que piensa que todas las mujeres son naturalmente suyas, son sus posesiones y, como tales, desechables a voluntad. Keats, que no le gustaba el Don Juan de Byron, en una carta a su hermano, se refirió a el como "El último poema rapido de lord Byron", anuncia un acercamiento más moderno y no patriarcal al amor donde la mujer es libre de ser el seductor. Sin embargo, como hemos visto, ambos comparten la noción extrema del amor como creación y destrucción al mismo tiempo; y sus personajes, aunque de distinto sexo, son amantes de los vampiros. Esta diferente actitud no es sólo personal, sino que refleja una distinción más amplia y de época. Mario Praz ha observado cómo los amantes fatales y crueles de la primera mitad del siglo XIX son principalmente varones, mientras que en la segunda mitad del siglo los papeles se invierten gradualmente hasta que el decadentismo de finales de siglo está dominado por las mujeres fatales. Este proceso literario refleja el avance de los cambios sociales a lo largo del siglo y la lenta pero continua emancipación del amor de los estándares patriarcales. Las cuestiones de género cambian de foco, pero el poder y la dominación siguen siendo el núcleo de las representaciones del amor incluso en la sociedad plenamente burguesa de finales del siglo XIX. Goodland (2000) ha explorado el papel de la mujer como una clase redundante sujeta a otras clases y la dialéctica de género / clase que se encuentra en el vampiro.

 No sólo Byron y Keats estaban fascinados por el mito del vampiro, pero podemos encontrar su presencia en la mayoría de los poetas románticos, incluso en el temprano proto-romántico de Goethe. Una lista de autores que utilizan tales caracteres hecha por Twitchell (1981) comprende: Southey en Thalaba el destructor, Coleridge en Christabel y Wordsworth en The Leech Gatherer.

Como hemos visto, la figura del vampiro se forma en el período romántico bajo la forma de un nudo ideológico donde convergen muchas fuerzas sociales: la Revolución Francesa, una sociedad embrionaria de masas, el declive de la aristocracia y el cambio gradual de divisiones de género del modelo patriarcal. Por lo tanto, constituye un mito que puede ser leído como un campo de batalla para el juego de los discursos de su época, arrojando luz sobre otras actitudes románticas hacia la existencia. Como tal, está sujeta a un análisis que, como sostienen los nuevos historicismos, es consciente de la historicidad de un texto y la textualidad de la historia.



¿QUIERES RECIBIR EN TU CORREO LAS NUEVAS PUBLICACIONES?

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner


Recuerda que para quedar inscrito debes hacer click en el correo que te llegue

No hay comentarios.