Breaking News

OVNI aterriza en Mexico Parte 1

OVNI en Mexico

Durante el verano de 1974, hubo acontecimientos significativos. El 8 de agosto, la escandalosa presidencia de Nixon terminó con Richard Nixon ofreciendo su renuncia. El 9 de agosto dimitió y Gerald Ford se convirtió en el 38º Presidente de los Estados Unidos. El 15 de agosto, la Primera Dama de Corea del Sur murió en un atentado contra su esposo, el presidente Park Chung Hee. En la noche del 25 de agosto, ocurrió un suceso de proporciones cataclísmicas que pocos eran conscientes de entonces. Un UFO se estrelló en México, resultando en la muerte de los soldados mexicanos que intentaron recuperarla.

Tanto en el estudio de OVNIs como el de secuestrados por extraterrestres se ve obligada, por la naturaleza de la criatura, a confiar en las historias de relatos de testigos oculares. Esto puede ser una cosa muy buena o muy mala, dependiendo de la credibilidad de la cuenta, del testigo, y si la historia puede ser corroborada por otros testigos. Los avistamientos masivos de luz diurna por decenas de personas parecen ofrecer la mayor credibilidad. Estos acontecimientos de observación de masas no pueden ser desmantelados tan fácilmente aunque se recurre a la etiqueta de "alucinación de masas" cuando explicaciones absurdas no funcionan, como que los observadores vieron el planeta Venus, gas de pantano o globos meteorológicos.


OVNI en México

Este evento tuvo lugar en una pequeña ciudad mexicana no muy lejos de la frontera mexicano-estadounidense. Es en el estado de Chihuahua en una zona donde muchos aficionados a la caza les cazan ciervos. La ciudad está en la parte norte del estado. Es tan remota que no se registra en algunos mapas. La ciudad tiene alrededor de 2.500 personas y ha sido descrito como un lugar tranquilo y pacífico en el que vivir. No tiene archivos de la ciudad, nadie registra historia, pero como en los tiempos antiguos, la tradición oral todavía reina como fuente de información. Dándose cuenta de esto y el sesgo involucrado, sigue siendo una historia que vale la pena contar.

En la noche del 25 de agosto de 1974, el Sistema Aéreo de los Estados Unidos detectó un objeto a 2286 metros sobre el Golfo de México y llegando a 4023,36 Km. por hora. Se creyó que en este curso y velocidad, entraría en el espacio aéreo de los EEUU en alguna parte sobre Tejas. Cuando las autoridades de los Estados Unidos rastrearon este objeto, comenzó a "bajar". Este tipo de maniobra determina que un objeto rastreado como algo inteligentemente controlado en lugar de ser un fenómeno natural como un meteoro. Mientras que un meteoro tendría una trayectoria algo curvada, el objeto de seguimiento se niveló primero a 13716 metros, luego a 6096 metros, permaneciendo en cada nivel escalonado durante cinco minutos y disminuyendo a 3057,75 km. por hora. La desaceleración del objeto, el "descenso" en la altitud y el último giro de entrar en Texas y México fue un signo de un avión controlado inteligentemente.

Las autoridades estadounidenses siguieron rastreando el objeto hasta que quedó por debajo de la capacidad del radar. Se creía que la nave se estrelló o aterrizó en algún lugar del interior de México en el estado de Chihuahua.

Casi una hora después de perder contacto radar con la nave, otro informe llegó de un avión civil derribado que se había originado en El Paso, Texas, y se dirigía a la Ciudad de México. La trayectoria de vuelo, aparentemente, de acuerdo con la historia, se cruzó con el camino de la extraña nave desde el Golfo de México.

Horas más tarde, el gobierno mexicano emitió una respuesta militar para encontrar el avión civil derribado. Lo encontraron en el desierto de Chihuahua. Sin embargo, a unos dos kilómetros del pequeño avión propulsor destruido estaba otro avión que no parecía tener orígenes terrestres. Los soldados, según se afirma, encontraron un artefacto en forma de disco ligeramente dañado. Transmitieron esta información a sus comandantes, después de lo cual se emitió una orden de silencio por radio. Sin embargo, alguien estaba escuchando.

La CIA, estaban escuchando las comunicaciones entre los soldados de campo mexicanos y su mando de campo.

Los EE. UU. prepararon un equipo de respuesta militar y emitieron su típica oferta"Podríamos ir y ayudarlos". Esto, en la jerga de la CIA realmente significa, "Podríamos ir y tomar el control total"

Los militares mexicanos, sin experiencia en la recuperación de las naves espaciales derribadas, rechazaron la oferta estadounidense. Quizás terminaron deseando haberla aceptado ya que los Estados Unidos tienen una reputación clandestina de lidiar con este tipo de crisis y México no. Lo que ocurriría sería chocante, e inesperado, por parte del gobierno mexicano.

Continuara...



¿QUIERES RECIBIR EN TU CORREO LAS NUEVAS PUBLICACIONES?

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner


Recuerda que para quedar inscrito debes hacer click en el correo que te llegue

No hay comentarios.