Breaking News

Monos rusos juegan con computadoras

Mono Rhesus

Solamente los monos y los delfines entre todos los habitantes de nuestro planeta son comparables en términos de su desarrollo al cerebro del hombre. Un grupo de investigadores dirigido por Oksana Vasilieva del Instituto de Problemas Médicos y Biológicos, de Moscú, evalúa las capacidades de adaptación de los monos en diversas situaciones de estrés que pueden ocurrir durante los vuelos espaciales. Los experimentos involucran sólo monos rhesus, que no están tan cerca del hombre como antropóides, y por lo tanto son considerados menos inteligentes.



El mono es un animal inquisitivo, especialmente cuando es joven. Colocado delante de un monitor protegido con una cubierta de plástico transparente comienza a mover el joystick sin rumbo fijo. Los movimientos hacen aparecer una imagen en la pantalla. Tarde o temprano el cursor golpea un punto determinado que desencadena un silbido seguido de una gragea que cae en una bandeja colocada cerca del joystick. La gragea huele a plátano. El mono pone el dulce en la boca. El reforzador hace que el mono busque condiciones que lo hayan llevado y repita los movimientos gratificantes del cursor. De esta manera, se crea el condicionamiento, que dura mientras trae alegría o alivio del dolor. La respuesta condicionada es necesaria para la adaptación a condiciones de existencia cambiantes o del entorno.

"Aquí tratamos con una respuesta instrumental más que con la clásica respuesta condicionada descubierta por el científico ruso Ivan Pavlov y asociada con la salivación psíquica que ocurre cuando la comida está a la vista", dice Olga Vasilieva. "Por ejemplo, un perro es recompensado con un pedazo de azúcar por bailar, así aprende a hacer las cosas, todo lo que un perro o cualquier otro animal hace es un instrumento para obtener una recompensa".

La enseñanza de monos para jugar juegos de computadora desarrolla el acondicionamiento instrumental. El golpe afortunado sugiere al mono que la imagen en la pantalla esté ligada de alguna manera con una gragea de plátano, por lo tanto intenta alcanzar el reforzador con manipulaciones dirigidas. Entonces una simple tarea de colocar el cursor sobre un marco azul inmóvil, que repite la forma de la pantalla, da paso a trabajos más sofisticados. Por turnos, el marco pierde sus lados superior, inferior, izquierdo y derecho. Luego se eliminan dos caras a la vez y al final sólo queda un lado para ser sucesivamente reducido por factores de dos, cuatro y ocho a una banda de 1,5 cm por 2 cm. La asignación se vuelve más complicada cuando se ofrece al mono para capturar una imagen en movimiento al predecir su dirección después de que rebote fuera del borde de la pantalla.

Otro programa de juego de ordenador orientado a los signos cuenta con vadeo a través de un laberinto o la elección de la opción, de dos disponibles, que ofrece un reforzador de alimentos. Con un reflejo instrumental formado, este programa puede servir como un trampolín para diversas pruebas destinadas a evaluar la memoria, la destreza de manipulación o la actividad de los procesos de inhibición en el cerebro de los primates o para evaluar las habilidades de los monos para manejar el estrés en el transcurso de situaciones que puedan ocurrir durante los vuelos espaciales. Cabe mencionar que para los experimentos con monos se obtuvo la debida autorización del Comité de Bioética.

Aunque en condiciones normales todos los diez monos tuvieron éxito en más del 90 % de los experimentos de juegos de computadora, bajo estrés se comportaron de manera diferente. Algunos de ellos se adaptaron a la maniobrabilidad limitada temprana y jugaron activamente. Otros necesitaban más tiempo para la adaptación, ya que parecían aprender desde cero, a partir de simples versiones de juegos y pasar gradualmente a otras más complejas. Los sujetos del tercer grupo respondieron de una manera puramente agresiva, moviendo el joystick desordenadamente e ignorando la recompensa incluso si accidentalmente la obtuvieron.

La gravedad cero es otro factor crítico de un vuelo espacial. En el suelo se imita por inmersión. En experimentos de modelos, los monos que llevan trajes de baño y los hacen sentar en una tina con agua caliente. Los tres primeros días son los más difíciles para los sujetos, ya que se van adaptando. Por ello, los monos comienzan a jugar juegos de computadora sólo en el quinto día y no todos los animales pueden hacer frente a las tareas asignadas. En una situación donde el primate se siente incómodo, su actividad cerebral es inhibida y su capacidad de trabajo es baja, la adaptación varía de mono a mono. Para investigar la actividad nerviosa más alta en primates, los primatologists americanos han desarrollado una técnica basada en computadora, que se aplica extensamente. Es importante que los monos trabajen cuando estén dispuestos a hacerlo y no cuando un experimentalista los quiere hacer trabajar. Según Olga Vasilieva el método tiene una perspectiva brillante en términos de su aplicación. Por ejemplo, al comparar la capacidad de aprender entre el hombre, el mono antropoide y el macaco. La técnica puede adaptarse para probar la capacidad intelectual de los niños discapacitados e incluso para desarrollar sus capacidades.



¿QUIERES RECIBIR EN TU CORREO LAS NUEVAS PUBLICACIONES?

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner


Recuerda que para quedar inscrito debes hacer click en el correo que te llegue

No hay comentarios.