Breaking News

El fin de los tiempos Parte 1

El fin de los tiempos

Podría provenir de un asteroide que se estrellara contra el Océano Pacífico, evaporando millones de toneladas de agua y enviando tsunamis para inundar las costas de decenas de naciones. Podría provenir de algún organismo desconocido, genéticamente modificado, escapado de su tubo de ensayo recorriendo a través de la biosfera. Podría venir de las inocentes manipulaciones de los científicos en un acelerador de partículas profundamente subterráneo, que accidentalmente cree un agujero negro que aniquile a todo el planeta. O, como algunos afirman, podría originarse de los rayos de la muerte de una invasora armada alienígena. Entonces, ¿qué tan probable es el Apocalipsis? si el profesor Martin Rees, de la Universidad de Cambridge y Astrónomo británico esta en lo correcto, las probabilidades son de 50-50.

La forma en que lo ve, la intromisión de la humanidad con la naturaleza, combinada con nuestro uso históricamente irresponsable de la tecnología, sólo puede conducir al desastre. De la deforestación del Amazonas a las bombas nucleares lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki, parecería que cualquier nuevo modo de afectar nuestro mundo nos destruirá inevitablemente.


Creencia en el Apocalipsis

Los Vedas indios y los textos mayas de la antigua Mesoamérica describen un ciclo de creación y destrucción, muerte y renacimiento. De manera similar, en la antigua Persia, los zoroastrianos veían el universo como un campo de batalla cósmico entre las fuerzas del bien y del mal. El cristianismo rápidamente se dio cuenta de este tema.

Por ejemplo, según muchos historiadores, los cristianos medievales fueron atrapados por los temores del próximo Apocalipsis. De hecho, el Dr. Richard Landes, director del Centro de Estudios Mileniales de la Universidad de Boston, cree que el gran construcción de catedrales en el siglo XI devino del "terror del año 1000", en el cual aldeas enteras hicieron peregrinajes para arrepentirse por su pecados antes de lo que la gente creía entonces era el regreso inminente de Cristo y la batalla entre el Bien y el Mal.


Esta obsesión con el Juicio Final continuó durante el Renacimiento, cuando la luz artística e intelectual que brilló en la ciudad de Florencia fue atenuada en la década de 1490 por el supuesto profeta Savonarola, quien predicó un mensaje de arrepentimiento. Incluso en los años 1600, el científico Sir Isaac Newton estaba obsesionado con tratar de calcular la venida de los Últimos Tiempos, como se prometía en el Libro de las Revelaciones.

Sin embargo, a medida que la Edad de la Razón ganaba terreno, y los pensadores buscaban mejorar la vida en el aquí y ahora, el interés en el Armagedón declinó. En los años 1800, los hombres santos de los países de Europa occidental estaban más interesados ​​en cristianizar a los paganos en África, China y el Pacífico Sur como un medio para justificar su competencia por el poder imperial de lo que estaban preparandose para el mundo venidero.

Sin embargo, el Nuevo Mundo, que había sido el refugio de la fe apocalíptica que había demostrado ser impopular en Europa después de la Reforma, era terreno fértil para tales creencias. Por ejemplo, los milleritas del estado rural de Nueva York, así como los mormones y los testigos de Jehová, creían que el fin vendría en 1844, una noción basada en la duración de la vida en Génesis y una división de la historia en una "semana de 6.000 años" "(Comenzando con la Creación) seguido de un" sabbath" de 1.000 años.

 Sin embargo, a medida que el optimismo de la era victoriana fue reemplazado por el temor de la guerra química y biológica después de la Segunda Guerra Mundial y la angustia nuclear de la Guerra Fría, ganando nuevamente popularidad el temor del fin del mundo pero de otra manera. Pues así como la tecnología ha reemplazado a la religión como nuestro medio de explicar el mundo a nosotros mismos, así también los diversos escenarios del fin de los tiempos han asumido una fachada moderna. Hoy en día, se cree que los asteroides y los desastres biológicos darán lugar al gran final de la historia. Tales temores pueden reflejar una profunda ambigüedad que muchos sienten por el mundo que hemos creado para nosotros mismos y, por supuesto, existe el peligro de que el Apocalipsis se convierta en una profecía autocumplida.



¿QUIERES RECIBIR EN TU CORREO LAS NUEVAS PUBLICACIONES?

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner


Recuerda que para quedar inscrito debes hacer click en el correo que te llegue

No hay comentarios.